jueves, 12 de diciembre de 2013

Coprinus comatus

Esta seta es muy especial para mi, mi abuelo Kiko cuando teníamos 3 o 4 años empezó a enseñarnos que en los bosques de al lado de su casa salían unas setas que crecían hacia arriba y que se podían comer, entonces mi abuela Eladia que siempre a sido muy buena cocinera nos las preparaba al ajillo en tartera de barro....que delicia...era una cena especial....después de recolectar, limpiar las comíamos, recuerdo que las marcábamos con palos o piedras, incluso limpiábamos su alrededor para que no se mancharan, hoy seria imposible el dejar una seta marcada para cogerla al día siguiente.

Revuelto de coprinus




Es la mejor manera de cocinar esta delicada seta, pues según se recoge hay que elaborarla lo antes posible pues empieza a ponerse negra demasiado rápida, la manera de parar su descomposición es blanquearla unos segundos en agua con sal y enfriarla lo antes posibles y así la conservamos en la nevera para el día siguiente.

Cuando salgo a recolectar los coprinus, ceno siempre revuelto, me encanta su textura y su sabor.... es especial, una de las setas que todos los otoños tengo que coger...
La gente piensa que es muy peligrosa por su mala fama de ponerse negra o por su gran parecido a la coprinus atramentarius que es comestible pero su toxicidad es cuando se bebe alcohol